La organización de la prueba no consiste únicamente en buscar una zona bonita y espectacular por la que correr. Hay otros muchos aspectos a tener en cuenta y que son los que finalmente marcarán la calidad organizativa de la misma. Si bien el marcaje del recorrido, los avituallamientos y demás aspectos puramente deportivos son de vital importancia, no debemos de olvidarnos de todo lo que conlleva la realización de un evento de esta magnitud.

Nuestra principal preocupación radica en la comodidad de participantes y acompañantes, de tal forma que se sientan como en su propia casa. Para ello, trabajamos con la intención de facilitarles desde la búsqueda de alojamiento, hasta el aparcamiento de los vehículos a su llegada a Cangas. Nuestra intención de “tener a todos contentos” nos hace mostrar una especial sensibilidad ante las necesidades que puedan surgir, por ello intentamos preverlas en la medida de lo posible. En este sentido, ponemos a disposición las siguientes instalaciones.

APARCAMIENTO/ CARAVANAS

En colaboración con la dirección del C.P. Alejandro Casona y del Ayuntamiento, habilitamos este espacio, situado a 200 metros de la salida y con capacidad para más de 200 vehículos. Para las caravanas se dispone de un lugar
habilitado en el Aparcamiento de La Cortina (al lado de la gasolinera).


VESTUARIOS/TAQUILLAS/DUCHAS

En las instalaciones de la Piscina Municipal, los participantes, dispondrán de vestuarios (masculino y femenino) con más de 100 taquillas, en los que podrán ducharse al finalizar la prueba sin problemas de temperatura del agua por importante que sea la afluencia.


ZONA DE BAÑO

Situada a escasos 50 metros de la línea de salida y llegada. Gracias a la Asociación Amigos del Narcea, que se encarga del mantenimiento de la Presa del Prao del Molín, los corredores dispondrán de un punto en el que “enfriar” las piernas después del esfuerzo... o “pegarse un baño” si llega el caso.

Todas las instalaciones estarán debidamente señalizadas, para que desde que nuestros amigos lleguen a Cangas, sólo tengan que preocuparse de correr en un entorno privilegiado y de disfrutar de nuestra hospitalidad, aderezada con una inmejorable gastronomía.